Punta Cana, República Dominicana

Entre los destinos más conocidos del Caribe, con playas de agua color turquesa y arenas blancas como la nieve, donde relajarse es un estilo de vida, Punta Cana ofrece a sus viajeros una experiencia tan única como sus paisajes inolvidables. Muy conocida por sus playas y balnearios, Punta Cana es el destino perfecto para unas vacaciones memorables, donde cada momento es diversión y tranquilidad.

punta-cana

Punta Cana

El constante clima caluroso hace de Punta Cana el lugar perfecto para cualquier fecha del año, siendo considerada la más importante y visitada zona turística de República Dominicana. Las atracciones más demandadas son los deportes náuticos y viajes en barco. La constante brisa hace de Punta Cana el mejor destino del Caribe para windsurf o navegar en botes de vela y sus interesantes fondos marinos la hacen perfecta para el buceo. Los visitantes también podrán disfrutar de las actividades ofrecidas por los hoteles como kayak, canoas, botes de pedal e incluso ir de pesca.

Entre los tours más populares está la visita a la isla paradisíaca Saona para una experiencia de buceo como ninguna otra donde se podrán explorar las cuevas o pasear por el pueblo y contemplar a las mujeres haciendo manualidades. En Saona se suceden numerosas playas vírgenes con aguas cristalinas y palmeras de coco, una estampa realmente única.

Otra atracción muy popular en Punta Cana es el golf, con doce campos de golf profesional, con espectaculares vistas a la playa. Cristobal Colón recaló en la isla de República Dominicana al llegar en 1492, utilizándola como un puerto de salida hacia su conquista del Caribe. El elemento histórico mas popular de Punta Cana es la Catedral de la Virgen de Altagracia, donde reside una pintura de la virgen que fue traída por los españoles en el siglo XV. Entre otros monumentos populares está la Basílica Católica construida en 1962 por dos arquitectos franceses.

isla_saona

Isla Saona

Se puede aprender bastante de la cultura, tradiciones y costumbres al caminar por El Cortecito, un centro comercial con bastantes locales donde comprar recuerdos como el ron típico de la isla y puros habanos, pudiendo negociar con los locales para conseguir la mejor oferta posible en cuadros, pulseras, collares, artesanías y mucho más.

La comida de Punta Cana es una mezcla de influencias españolas con la cultura de los indios Taino. Los sabores más comunes provienen de condimentos con ajo, cebolla, cilantro y orégano y los platos mas populares están hecho a base de cabra. Los viajeros también se pueden deleitar con la variedad de mariscos que ofrece la isla. El plato tradicional es llamado la bandera, una combinación de arroz, frijoles rojos, carne guisada, generalmente de cabra, ensalada y plátanos fritos. La comida criolla también es muy popular, pollo servido sobre arroz y frijoles. Nativo de los indios Taino y muy común en la isla es el Casabe, pan hecho a base de yuca. Traída por los conquistadores españoles, la paella es un plato tradicionalmente servido en todos los restaurantes en Punta Cana con una variación criolla usando más ingredientes.

Indudablemente Punta Cana ofrece las playas más bellas del mundo. Viajeros vienen de todo el mundo a disfrutar de las aguas color turquesa en las playas interminables de arena blanca para unas vacaciones perfectas.

Fotos vía: puntacanaweb; viajescrucerocaribe

Anuncios

Isla de Madeira

Perteneciente a Portugal, Madeira es una de las islas más hermosas de Europa. Con playas de arena dorada y aguas cristalinas, un clima envidiable con temperaturas cálidas y vientos suaves, y una gastronomía heche para diferentes gustos, Madeira es el destino perfecto para cualquier viajero.

Ubicada en el Atlántico, Madeira está rodeada por playas urbanas perfectas para practicar deportes naúticos como kitesurf o windsurf y para los que busquen un panorama distinto, también hay playas aisladas, playas de arena oscura y playas de roca volcánicas, pero siempre disfrutando de un clima tropical creado por la ubicación y topografía montañosa de la isla.

Isla de Madeira

Isla de Madeira

Si de lo que se trata es de disfrutar de caminatas y paisajes impresionantes, Madeira se beneficia de una red de senderos que dan al senderista una experiencia inolvidable y relajante en el hermoso interior montañoso de la isla. También podrán recorrer los pequeños pueblos típicos con casas tradicionales hechas con techo de paja.

La gastronomía de Madeira es ideal para todos los gustos. En todas las comidas siempre se verá el bolo de caco, pan de trigo servido caliente con mantequilla de ajo y perejil. La comida se empieza por una sopa tradicional de cebolla y tomate o de pescado para pasar después al plato fuerte; lo más común entre los locales es carne y pescado. Dada su ubicación hay bastante variedad de pescados como el bacalao, la pota o el pez sable. Madeira también ofrece varios platos tradicionales de carne como el espetado o el picado, que se suele compartir entre varias personas sirviéndose en un plato grande a base de carne y patatas.

Madeira es un sitio esencial para los amantes del vino. Hay cuatro variedades de vino según la altura donde se cultivan las viñas (seco, semi-seco, semi-dulce y dulce). Asimismo, destacan los licores de frutas tropicales como granadilla, piña y chirimoya que son ideales para disfrutarlos en el cálido ambiente de la playa. Además de ofrecer un viaje relajante y divertido, esta isla está enriquecida por su historia y cultura. La catedral de Funchal, la capital, es uno de los monumentos que han quedado intacto desde la conolización portuguesa, mostrando una mezcla de arquitecturas ispano-árabe y gótica. Terminada a principios del siglo XVI, el techo está tallado con madera local, haciendo de esta catedral una de las más atractivas de Portugal. La actividad cultural se completa con la visita al Museo de Arte Sacro, al Museo de Quinta das Cruzes y a la Casa Colombo, donde vivió Cristobal Colón.

Catedral de Funchal Madeira

Catedral de Funchal (Madeira)

Madeira es un destino perfecto para cualquier viajero. Desde disfrutar de la playa o de áreas montañosas, vivir una experiencia histórica y cultural o simplemente deleitarse con el vino o cualquiera de sus recetas gastronómicas, esta isla dispone de todos los ingredientes para unas vacaciones diversas y completas.

Fotos vía: eviajando; otros-viajes

Malta, una isla para perderse (I).

Codiciada por todos los imperios europeos desde la antigüedad, este archipiélago se presenta hoy ante el viajero como una mezcla de historia, cultura y deportes acuáticos en pleno Mediterráneo.

El frenético ritmo de vida actual lleva en ocasiones a la frustración, perdiendo de vista la identidad de cada individuo, ahogados en agitadas tareas diarias, olvidando con facilidad quién se es y lo que se busca. La mejor manera de alejarse de todo ello es tomarse un descanso isleño, perderse en el impresionante archipiélago maltés y encontrar la paz interior zambulléndose en la íntima experiencia que proporciona una forma de vida relajada.

Upper-Barrakka-Garden Malta

Barrakka Garden (Malta)

Los urbanitas pueden tender a pensar que una isla pequeña en mitad del Mediterráneo llegue a ser agobiante, pero Malta está sorprendentemente bien comunicada y es altamente cosmopolita. Las distancias cortas aportan poder moverse con extrema facilidad sin que, al mismo tiempo, alojarse cerca de una zona tranquila implique renunciar a las vibraciones de la ciudad. Solo hay que imaginar un despertar en un precioso hotel boutique de la isla y combinar playa, descanso, compras, cultura y vida nocturna a la vez. Esta es la belleza que encierra el archipiélago maltés. La Malta más urbanizada se encuentra a tan sólo 25 minutos en ferry de su más tranquila y pequeña isla hermana de Gozo, donde el ritmo de vida ofrece un respiro a sus visitantes al tiempo que se deleitan con sus pintorescos pueblos e impresionantes vistas que quitan el aliento.

Birgu (Malta)

Birgu (Malta)

Pero si lo que busca es la auténtica combinación, entonces no hay que ir más allá de la zona del puerto: Valleta y las Tres Ciudades o el paseo marítimo que conecta Sliema con St julian’s, al borde del mar.

Continuará…