Valladolid, belleza desconocida.

Situada en el corazón de Castilla y León, la provincia de Valladolid ofrece experiencias únicas para disfrutar con una oferta turística que se distingue por la calidad y la diferenciación de sus productos turísticos.

VISITA CULTURAL EN VALLADOLID

Valladolid es la capital de su provincia homónima y una de las ciudades más grandes del interior de España y destino perfecto para realizar turismo, sobre todo, por su legado histórico y cultural presente en la arquitectónica del lugar.

Valladolid

Valladolid

Entre las construcciones más tradicionales que se pueden visitar se encuentran la casa de Cervantes, la de Colón y la de José de Zorrilla, todas ellas convertidas en museos. Es de visita obligada el Museo Nacional de Escultura Policromada, instalado en dos de los edificios civiles más importantes de Valladolid: el Palacio del Marqués de Villena y la Capilla del Colegio de San Gregorio que alberga la mejor colección de escultura policromada, toda la imaginería castellana desde los siglos XIII al XVIII, con piezas de autores como Juan de Juni, Berruguete o Gregorio Fernández.

También el Museo Oriental es un reclamo por la singularidad de sus piezas, exhibiendo la mejor colección de arte oriental de España, con porcelanas, bronces, esculturas y pinturas de China, así como armas, adornos, marfiles y otras piezas artísticas de Filipinas.

Más modernos son el Museo de la Ciencia, ubicado en la antigua harinera de El Palero, y el Museo de Arte Contemporáneo Patio Herreriano, que posee una importante colección de obras de estilo contemporáneo español desde 1918 hasta la actualidad.

Por otro lado, la provincia de Valladolid está salpicada por castillos, más de 20, testigos mudos de la historia que hacen de este territorio el que mayor número de fortificaciones posee; alberga la única Villa del Libro de España y cuenta con un espectacular Museo de las Villas Romanas, una amplia riqueza patrimonial que hacen de esta provincia un destino perfecto.

La perfecta ubicación geográfica de la provincia facilita el rápido acceso, a menos de 100 kilómetros de las tres ciudades Patrimonio de la Humanidad de Castilla y León:Ávila, Salamanca y Segovia, ofreciendo una oportunidad única a los amantes del turismo cultural de compaginar la visita a estas tres ciudades con las diferentes propuestas de todo tipo que ofrece esta provincia.

Continuará…

Fotos vía: visitavalladolid

Anuncios

Qué hacer en Menorca (II)

Continúa el reportaje “Qué hacer en Menorca (I)”… El rico patrimonio cultural de la isla la convierte en un mágico museo arqueológico al aire libre, con monumentos megalíticos como la Naveta de Tudons o el Poblado de Trepucó, todos ellos de fácil acceso para el visitante. Menorca, como centro de culturas, dispone de innumerables vestigios de las sucesivas dominaciones española, árabe, inglesa, francesa. Ésta confluencia de diversas culturas ha moldeado el carácter menorquín, caracterizado por su hospitalidad. En la capital de Menorca, Mahón, se encuentra uno de los mejores puertos naturales del mundo, razón por la cual éste era un punto de interés para los extranjeros. En el puerto se encuentra la Fortaleza de la Mola, construida en el siglo XIX para defenderse de las invasiones de los británicos. EnMahón también se encuentra el Museo de Menorca, el más importante de la isla que fue un antiguo convento franciscano. Otro lugar histórico que visitar es el Bastión de Sant Roc, la puerta principal de una muralla que fue lo único que quedó cuando ésta fue derrumbada.

 

Mahon (Menorca)

Mahón (Menorca)

 

En la ciudad de Ciudadela, al suroeste de la isla, es donde se destaca la historia , la cultura y las tradiciones de Menorca. Los restos arqueológicos de la cultura talayótica, proveniente de las construcciones de piedra con techo de madera llamadas talayots que eran usadas para defenderse o para ceremonias, datan desde el segundo milenio antes de Cristo.

 

Gastronomía Menorca

Gastronomía Menorca

 

Después de tanta actividad, lo mejor será reponer fuerzas saboreando su magnífica gastronomía de productos autóctonos elaborados artesanalmente, con sabor casero acompañado de vinos de la tierra. Como ejemplos emblemáticos, el gin menorquín y platos como la caldereta de langosta y los postres de almendra y miel. La cocina menorquina sorprenderá por su contraste de color y sabor, que despertará intensas sensaciones.

 

Fotos vía: laspain; desdemenorca