Qué hacer en Menorca (I)

Si lo que busca es disfrutar de la playa, en Menorca se suceden desde las playas de arena rojiza en la costa norte hasta las de arena dorada al sur. Sus aguas cristalinas crean el ambiente perfecto para tomar el sol o prácticar el windsurf, vela o esquí acuático. Es el destino perfecto para los amantes del buceo gracias a su magnífica reserva marina con numerosas especies de vida del Mediterráneo.Protegida por UNESCO, que la declaró como una Reserva de la Biosfera y establecida como una Reserva Marina por el Gobierno Balear, Menorca ofrece una riqueza ecológica con hermosos paisajes que se pueden admirar mientras se deleita de una caminata, un paseo en bicicleta o una excursión a caballo.

Parque Natural de S'Albufera d'es Grau

Parque Natural de S’Albufera d’es Grau

Entre las actividades que propone la isla, destaca el recorrido del Parque Natural de S’Albufera d’es Grau en la costa noroeste de la isla, que comienza por el pintoresco puerto de Addaia, donde hay numerosas embarcaciones, seguido por el Cabo de Faváritx, una de las zonas rocosas más antiguas de la isla. Desde aquí se ve el Faro de Faváritx, construido en 1922. Visitado de día o de noche, la luz reflejada en el agua por el sol o la luna, hace de este lugar un paisaje inolvidable. Después los viajeros podrán dirigirse hacia la Playa S’Arenal Mongofre, una pequeña playa virgen aislada del resto de la isla. Rodeada por montañas de piedra y con aguas cristalinas, esta playa es un pequeño paraíso en la costa de Menorca. El recorrido continía hacia la Laguna S’Albufera d’es Grau, una laguna de agua dulce a nivel del mar. La flora y fauna de esta área es única con vegetación densa y baja; en el agua se ven pequeñas islas verdes que sirven como refugio para las aves acuáticas. El recorrido termina en el pequeño pueblo marinero de Es Grau.

Playa S'Arenal Mongofre

Playa S’Arenal Mongofre

Continuará…

Fotos vía: sinsopa; exclusivermenorca

Isla de Madeira

Perteneciente a Portugal, Madeira es una de las islas más hermosas de Europa. Con playas de arena dorada y aguas cristalinas, un clima envidiable con temperaturas cálidas y vientos suaves, y una gastronomía heche para diferentes gustos, Madeira es el destino perfecto para cualquier viajero.

Ubicada en el Atlántico, Madeira está rodeada por playas urbanas perfectas para practicar deportes naúticos como kitesurf o windsurf y para los que busquen un panorama distinto, también hay playas aisladas, playas de arena oscura y playas de roca volcánicas, pero siempre disfrutando de un clima tropical creado por la ubicación y topografía montañosa de la isla.

Isla de Madeira

Isla de Madeira

Si de lo que se trata es de disfrutar de caminatas y paisajes impresionantes, Madeira se beneficia de una red de senderos que dan al senderista una experiencia inolvidable y relajante en el hermoso interior montañoso de la isla. También podrán recorrer los pequeños pueblos típicos con casas tradicionales hechas con techo de paja.

La gastronomía de Madeira es ideal para todos los gustos. En todas las comidas siempre se verá el bolo de caco, pan de trigo servido caliente con mantequilla de ajo y perejil. La comida se empieza por una sopa tradicional de cebolla y tomate o de pescado para pasar después al plato fuerte; lo más común entre los locales es carne y pescado. Dada su ubicación hay bastante variedad de pescados como el bacalao, la pota o el pez sable. Madeira también ofrece varios platos tradicionales de carne como el espetado o el picado, que se suele compartir entre varias personas sirviéndose en un plato grande a base de carne y patatas.

Madeira es un sitio esencial para los amantes del vino. Hay cuatro variedades de vino según la altura donde se cultivan las viñas (seco, semi-seco, semi-dulce y dulce). Asimismo, destacan los licores de frutas tropicales como granadilla, piña y chirimoya que son ideales para disfrutarlos en el cálido ambiente de la playa. Además de ofrecer un viaje relajante y divertido, esta isla está enriquecida por su historia y cultura. La catedral de Funchal, la capital, es uno de los monumentos que han quedado intacto desde la conolización portuguesa, mostrando una mezcla de arquitecturas ispano-árabe y gótica. Terminada a principios del siglo XVI, el techo está tallado con madera local, haciendo de esta catedral una de las más atractivas de Portugal. La actividad cultural se completa con la visita al Museo de Arte Sacro, al Museo de Quinta das Cruzes y a la Casa Colombo, donde vivió Cristobal Colón.

Catedral de Funchal Madeira

Catedral de Funchal (Madeira)

Madeira es un destino perfecto para cualquier viajero. Desde disfrutar de la playa o de áreas montañosas, vivir una experiencia histórica y cultural o simplemente deleitarse con el vino o cualquiera de sus recetas gastronómicas, esta isla dispone de todos los ingredientes para unas vacaciones diversas y completas.

Fotos vía: eviajando; otros-viajes