Templo de Sensoji, la Tokio profunda

Ahora que el otoño cada vez está más cerca, sería una buena idea visitar el festival del Crisantemo en el templo de Sensoji en Japón, también conocido como Asakusa Kannon, es un templo budista ubicado en Asakusa. Un distrito recomendado para viajeros de bajo presupuesto, con su gran cantidad de hostales baratos, dormitorios, ryokan y pequeños hoteles. También es un lugar ideal para aquellos que buscan el ambiente antiguo de Tokio. Ubicado a pocas paradas de metro de la línea Yamanote, no es ni lo más conveniente de Tokio, ni una base inconveniente para explorar la ciudad.

Es uno de los templos más pintorescos y populares de la ciudad. Cuenta la leyenda que en el año 628, dos hermanos pescaron una estatua de Kannon, la diosa de la misericordia, en el río Sumida, y a pesar de que puso la estatua de nuevo en el río, siempre volvía a ellos. En consecuencia, Sensoji fue construido cerca de la diosa de Kannon. El templo fue terminado en 645, por lo que es el templo más antiguo de Tokio.

Al acercarse al templo, los visitantes entran por primera vez a través de la Kaminarimon, la puerta exterior del templo de Sensoji y el símbolo de Asakusa y toda la ciudad de Tokio. Una calle comercial de más de 200 metros, llamada Nakamise, conduce desde la puerta exterior de la segunda puerta del templo, la Hozomon. Junto a souvenirs típicos japoneses como yukata y abanicos, varios aperitivos tradicionales locales de la zona de Asakusa se ​​venden a lo largo de la Nakamise. La calle comercial tiene una historia de varios siglos. Más allá de la Puerta de Hozomon se encuentra la sala principal del templo y una pagoda de cinco pisos. Destruido en la guerra, los edificios son reconstrucciones relativamente recientes. El Santuario de Asakusa, construido en el año 1649 por Tokugawa Iemitsu, se encuentra a sólo unas decenas de metros a la izquierda del edificio principal del templo.

Varios eventos se celebran durante todo el año en la zona de Sensoji. El mayor de ellos es el Matsuri Sanja, el festival anual del Santuario de Asakusa, que tiene lugar en mayo. Otros eventos son el Asakusa Samba Carnaval en agosto y la hagoita-ichi (Mercado hagoita) en la cual se venden decoradas paletas de madera usadas en el juego tradicional de Hanetsuki.

 

Fotografías vía: SacredDestinations y 2Space

Oviedo, es música.

Las calles y plazas de Oviedo se llenan en julio y agosto de notas y acordes que pondrán color y música a unos días perfectos. La intensa actividad cultural que destila la ciudad ovetense se refuerza de cara al verano es un escenario tan imponente como el Auditorio Príncipe Felipe y en otros más populares por las calles y plazas.

Este festival de música, unido al de ópera, teatro, zarzuela, danza y las jornadas de piano convierten a Oviedo en un referente nacional para los aficionados de la cultura en general. Vetusta se convierte así en la escapada perfecta para combinar una intensa actividad cultural con todo lo que la ciudad ofrece desde su arquitectura hasta su gastronomía pasando por la naturaleza que le rodea y agradables paseos por sus calles que hacen de ella un auténtico museo al aire libre.

VIDA CULTURAL EN OVIEDO

Oviedo empieza a prepararse para el “Festival de Verano”. Durante este mes de julio, los visitantes podrán disfrutar de conciertos gratuitos en los rincones con más encanto de la ciudad como la Plaza del Ayuntamiento, el Claustro de la Universidad y el Museo de Bellas Artes.

Ayuntamiento Oviedo

Ayuntamiento Oviedo

El 24 y el 31 se celebrarán en el Auditorio Príncipe Felipe dos grandes conciertos a cargo de la Orquesta Oviedo Filarmonía con la Banda de Gaitas Ciudad de Oviedo y el afamado gaitero Carlos Núñez.

RESPIRANDO ARTE

Las calles de Oviedo son como un museo al aire libre. La ciudad se encuentra repleta de esculturas que los visitantes aprovechan para admirar y fotografiar. Ana Ozores se escapó de “La Regenta”, el famoso libro de Leopoldo Alas Clarín, para vivir ya para siempre en Oviedo. Cerca de la Catedral de San Salvador, esta escultura invita a pasear por las calles del casco antiguo de lo que para ella fue Vetusta.

Woody Allen también quiso estar presente en lo que para él es “un lugar especial, como si no fuera de este mundo, como un cuento de hadas”. Con estas palabras definió la ciudad de Oviedo el cineasta norteamericano al recoger el premio Príncipe de Asturias de las Artes en 2002. La estatua de Woody Allen caminará ya para siempre entre los transeúntes por el centro de la ciudad.

Estatua_Woody_Allen_Oviedo

Estatua de Woody Allen en Oviedo

Además de la escultura, la arquitectura cobra especial importancia a lo largo del Principado. Las iglesias de San Julián de Prados, San Miguel de Lillo y Santa María del Naranco, son Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO y forman una de las más importantes muestras de arte prerrománico que se puede encontrar en toda la Península Ibérica. También son dignos de admirar ejemplares góticos en el paisaje ovetense, pues la Catedral de San Salvador es fiel a este estilo arquitectónico.

En cuanto a pinturas, el Museo de Bellas Artes cuenta con obras de artistas españoles como Picasso, Murillo, Berruguete o Sorolla, y con una importante colección de pintores italianos entre los que cabe destacar al renacentista Tizziano.

…Y COMIENDO DE LUJO POR OVIEDO

En los restaurantes y sidrerías de la capital del Principado se dan cita la mayoría de las cocinas asturianas, ñas especialidades de la costa y la montaña, las recetas de los municipios de la región; un crisol de sabores siempre matizado por el buen hacer de los cocineros locales.

Oviedo es el lugar más idoneo para probar la excepcional calidad de los productos con denominación de origen en el Principado, como la carne roxa o los quesos artesanos tales como el Cabrales, Gamoneu, Afuera l Pitu, etc. Otros productos que no deben faltar en la mesa son los pescados y mariscos, así como las multicolores piezas de una huerta muy surtida y, por supuesto, el plato rey: la fabada.

Fabada Asturiana

Fabada Asturiana

Cabe destacar los dulces como los carbayones, unos riquísimos pasteles hechos a base de hojaldre y una masa de almendra, huevos y azúcar, preparada con una copita de jerez dulce y gotas de limón; los picatostes, los frixuelos o el arroz con leche, entre otros. Y no pueden faltar unos culines de sidra en cualquiera de las sidrerías que llenan la ciudad. La calle Gascona, conocida como el Bulevar de la Sidra, es el lugar perfecto para disfrutar de esta típica bebida.

OVIEDO CARD

Los titulares de la Oviedo Card podrán beneficiarse de precios especiales y ventajas como la entrada al campo de golf Las Caldas a un precio especial al igual que al Centro Ecuestre El Asturcón y al Palacio de los Niños. En cuanto a la gastronomía, en una selección de restaurantes de la ciudad se les obsequiará con una degustación de tres aperitivos previos al menú y un prepostre, y en El Bulevar de la Sidra se les invitará a una botella de sidra cenando o comiendo a la carta.

Fotos vía: fotoviedo; dimehoteles; myopera

Cap Roig: El festival de los sibaritas

Hemos estado en el festival de Cap Roig en Gerona, que ha reunido a más de una veintena de estrellas internacionales. El broche, una cena firmada por Can Roca.

Una tibia tarde en un castillo, previa cena ofrecida por un restaurante avalado por tres estrellas Michelin, con el paisaje mediterráneo como telón de fondo y el concierto de nuestro intérprete preferido de broche de oro. Idílioc, ¿verdad? Desde hace 12 años en julio llega a Calella de Palafrugell (Gerona) el mayor evento musical de la Costa Brava: el festival de Cap Roig, una cita señalada para melómanos.

El enclave es único. El espacio está formado por el castillo de la localidad gerundense del Bajo Empordà y el jardín botánico que lo rodea, que parece colgado sobre el acantilado. En sus 17 hectáreas, casi 1.000 especies vegetales autóctonas se mezclan en este vergel, considerado uno de los más importantes del Mediterráneo. Allí conviven árboles y plantas de los cinco continentes con una amplia colección compuesta por 21 esculturas de artistas contemporáneos como Jaume Plensa, Xavier Corberó, Santi Moix, Torres Monsó, Sergi Aguilar, Buenaventura Ansón o Quim Domene, entre otros. Y siempre con la presencia del mar como testigo impasible.

Festival Cap Roig

En este entorno, junto al castillo, en la plaza del festival se erige el auditorio, un escenario al aire libre con capacidad para 2.000 personas. Su limitado aforo le ha convertido en un acontecimiento perfecto para quienes prefieran evitar las aglomeraciones. Su fama trasciende nuestras fronteras y el diario británico The Independent lo ha incluido en el top 10 de los festivales de verano. Para Julio Guiu, que se estrena como director del evento, supone “un honor organizar uno de los certámenes con más prestigio y reconocimiento de Europa”. La cita está avalada por un espectacular cartel en el que destaca el concierto inaugural de Bob Dylan, el gran profeta del rock. El estadounidense saldrá al escenario para ofrecer el repertorio de su Never ending tour.

La programación, que se desarrollará durante 23 noches en los jardines junto al castillo, tendrá su guinda final con la actuación de Alejandro Sanz, que ofrecerá su único concierto de este año en Europa. Interpretará sus grandes éxitos y presentará en directo el primer single de su próximo trabajo. El gaditano clausurará el evento el día 18 de agosto.

LOS INTÉRPRETES

El festival es también una ocasión única para ver a Tony Bennett, que ha anunciado su retirada de los escenarios. El artista tiene más de 50 millones de discos vendidos y 17 premios Grammy en su haber. La cuota internacional también incluye a otros nombres como Ben Harper, de poderosa voz y letras reivindicativas; el canadiense Paul Anka; y la legendaria banda escocesa Simple Minds.

Asimismo, las noches mediterráneas acogerán a artistas de jazz, lírica, flamenco o danza, como George Benson, ganador de 10 Grammy; la soprano neozelandesa Kiri Te Kanawa; o Joaquín Cortés, que celebrará 25 años de carrera con su espectáculo Calé. Es un cartel de primera fila y cuenta con el patrocinio de La Caixa. El precio de las entradas oscila entre los 30€ y los 240€, según la localidad y el espectáculo escogido.

Esta cita, aglutinadora de experiencias sensoriales, además de ser punto de encuentro para melómanos, hará las delicias de los paladares más gourmets. Los asistentes podrán disfrutar de las propuestas El Celler de Can Roca, que servirá en un restaurante organizado para la ocasión. Un broche de oro para las noches de verano.

Fotos vía: caproigfestival

Tomorrowland 2012

En solo diez días dará comienzo en Bélgica el que para muchos es el mejor festival de música electrónica del año, Tomorrowland. El festival belga que tendrá lugar durante los días 27,28 y 29 de julio  envuelve con una caracterización propia de las mas llamativas fantasías y fuegos artificiales al mas puro estilo cuentos de Disney el espíritu por la buena música de sus asistentes. La decoración basada en la mitología belga ( paisajes de cuentos, dragones, plantas de fantasía,…) hacen que cada escenario sea único. Un ambiente totalmente preparado para recibir a los miles de entusiastas clubbers que se reúnen durante tres días en el pueblo flamenco de Boom situada entre Bruselas y Amberes.

El lugar donde se celebra el festival es una zona natural conocida como Schorre, este ambiente natural al fundirse con la cuidada decoración del festival generan un lugar lleno de magia y ambiente propicios para que el que probablemente sea el mejor festival del año. El festival queda compuesto por un total de 17 escenarios tanto cerrados como al aire libre que abarcan la mayoría de vertientes de la música electrónica, desde el minimal al house sin dejar atrás el techno o al trance, el principal escenario es el conocido como Carl Cox & Friends, siendo la sesión del rey de la música electrónica la más esperada por todos los asistentes al festival.  Ademas de Carl Cox, en sus cabinas pincharan artistas de reconocimiento mundial como Sven Väth, Dubfire, Adam Beyer, Marco Bailey, Tiësto, 2ManyDj´s o Faithless Soundsystem.

Además de los 17 escenarios, Tomorrowland dispone de numerosas actividades, bares y zonas de acampada, para el disfrute de los asistentes al festival. Cabe destacar de este festival su estupenda organización que permite desarrollar este enlace en un ambiente natural que no sufre daños durante los dias de festival. En la anterior edición acudieron aproximadamente unas 120.000 personas de los cuales muchos seguramente repitan en esta edición.

Fotografías vía: Tainted y Blog on Antwerp

Pag: La Ibiza croata

Los mejores DJs reconocen una buena fiesta con facilidad. Es por ello que los mejores del mundo han decidido viajar a Zrce Beach en la isla de Pag en Croacia, para ofrecer su música a las hordas de entusiásticos clubbers en los últimos 10 años.

Pag fue una vez una tranquila isla de pescadores, pero Zrce ha llegado a ser el destino número uno para miles de clubbers de todo el mundo. Los dos principales clubes de la isla son el club Papaya – situado entre los 30 mejores clubs del mundo según la revista DJ Magazine- y el club Aquarius, un famoso club de Zagreb que se traslada a la isla durante el verano. En Zrce Beach, los más fiesteros pueden disfrutar de cocktails mientras disfrutan de la mejor música electrónica del momento en sus elegantes terrazas durante todo el día, antes de acabar bailando bajo las estrellas y sintiendo la euforia hasta que el sol se eleva sobre el mar Adriático. Durante el día los visitantes también pueden disfrutar nadando en sus aguas turquesas y disfrutando de actividades como bungee jumping, ski acuático, cage-ball o wakeboard; o simplemente disfrutando de sus deliciosos restaurantes en la localidad de Novalja.

Papaya y Aquarius tienen un excitante calendario por delante en este verano de 2012, contando con grandes nombres como Armin Van Buuren, Eddie Halliwell, Annie Mac, Axwell, Kinky Malinki, Fedde Le Grand, Benny Benassi, Eve y muchos más, aparte de grandes festivales como Hideout, Fresh Island y Day and Night. Zrce también posee la Big Beach – la fiesta al aire libre en la playa más grande de Croacia – la cual será inaugurada por el padrino de la música electrónica, Carl Cox, el 21 de julio.

Fotografías vía: Papaya Club y Tilllater