Buceo en Galicia

submarinismo

Hicimos un curso de buceo en Galicia que, advertimos, puede crear adicción. Algas de varios metros de altura que parecen árboles y forman inmensos bosques submarinos, plantas y peces que cambian de color si se ven bajo la luz de una linterna, jardines de conchas, pecios hundidos y bichos que, en tierra, solo se ven en el plato, como bogavantes y pulpos, son la delicia de los ojos humanos que se atreven a sumergirse en este universo donde todo cambia. Porque si en el trópico la vida submarina es una explosión de color, en las aguas gallegas todo es misterio y emociones. Se dispara la adrenalina al tiempo que se ralentizan los latidos.

Uno de los atractivos de estar bajo el mar es que las sensaciones son distintas a las normales. Se disfruta de la ingravidez, como los astronautas en el espacio, y todo se ve más grande, más cercano. “Lo mejor es la relajación, la paz que se experimenta allí abajo”. Cualquier época del año es buena, ya que la temperatura del agua (uno de los mayores temores de los primerizos) no tiene que ver con las estaciones, sino con los vientos, y el frío se soporta sin problemas gracias al traje de neopreno.

En todo caso, antes de empezar lo mejor es hacer una primera toma de contacto con un bautismo. Después de una instrucción teórica sobre seguridad y maniobras básicas, se realiza una inmersión a baja profundidad. Algunos salen del agua para no volver, pero son los menos. La mayoría no se resiste a la tentación de ir en pos de esos tesoros que solo pueden verse a través de las gafas y cuya banda sonora está compuesta por el sonido de las burbujas al salir del regulador. Al final, es inevitable pensar que tenía razón el cangrejo Sebastián al cantarle a la sienita que “bajo el mar vives contenta, siendo sirena, eres feliz”.

Foto vía: blogvacaciones

Galicia despide el verano: Muxía, Pontedeume, Cangas, Cuntis, Melide

Al verano le quedan dos semanas en las que las fiestas cobran un vigor único, ya sea a cuenta de la Virgen, la vendimia o las piedras milagreiras. La inminencia del Otoño colma las fiestas del júbilo con que se celebran las vendimias, los primeros frutos o los viejos ritos paganos de protección para la temporada que viene. Esta semana Galicia echa los restos y despide el verano, encomendándose a piedras milagreiras, al patrón de los borrachos o al sabor de las peras urracas de Pontedeume. Van un puñado de recomendaciones para despedir el verano con vehemencia.

MUXÍA, “Romería de la Barca”

Romería de la Barca

Devoción y leyenda tomarán este fin de semana Muxía, en plena Costa da Morte, en la celebración de una de las romerías más tradicionales y multitudinarias de Galicia. Desde hace días son muchos los peregrinos que han completado ya el recorrido a pie desde otros municipios hasta el santuario de Nosa Señora de Barca. Pero será el domingo cuando miles de personas alcancen este impresionante enclave junto al mar para sumergirse en todo tipo de liturgias. Porque en esta romería, que ayer abrió al son de las gaitas, charangas y orquestas, los rituales de raíz pagana se entremezclan íntimamente con los cristianos, y son muchos los que además de asistir al culto religioso prueban suerte subiéndose a la Pedra de Abalar, pasando bajo la Pedra dos Cadrís o tumbándose sobre la de O Timón, supuestamente depositarias de virtudes milagreiras que igual aseguran la fertilidad que combaten la lumbalgia. Una marea de jóvenes (muchos, de acampada) pondrán el contrapunto desenfrenado a esta romería de interés turístico nacional.

PONTEDEUME, “La fiesta de las Peras”

Fiesta de las Peras

Con el desfile de Mómaros y Cabezudos, Pontedeume dió el viernes 7 de septiembre el pistoletazo de salida a las Peras, unas fiestas de exaltación de la cosecha muy populares que incluyen en su programa una espectacular cucaña marítima en la que los concursantes desafían la gravedad y el equilibrio para hacerse con la bandera que premia al ganador. Esta cita coincide con otra de mucho tirón, la cronoescalada ciclista a Bréamo, en vísperas del concurso frutícola en el que un jurado de la Cámara Agraria premia los mejores lotes. El lunes se celebrará el combate naval de fuegos artificiales y el martes llegará la esperada Xira, a bordo de botes y barcas, hasta llegar, Eume arriba, al lugar de A Xunqueira, donde se celebrará una comida popular.

DARBO (CANGAS), Danza y contradanza

Danza en Darbos

El origen de la danza de Darbo se remonta al siglo XVIII, aunque su génesis es anterior, y tiene que ver con un acto de agradecimiento a la Virgen, en el que 11 bailarines, cuatro bailarinas, un gaiteiro y un tamborilero representa, en el atrio de la iglesia, dan un curioso espectáculo del que no existe parangón en el folclore gallego. Lo más llamativo son los gorros de paja de las mujeres, adornados con flores naturales. La dama (la bailarina que lleva el mando) porta para diferenciarse plumas de ave que también aparecen en el sombrero, ya más sencillo, del guía (el bailarín principal). El espectáculo tiene dos actos: la danza, a ritmo lento, y la contradanza, más rápida, similar a la de una muñeira.

CUNTIS “Belle époque”

Siguiendo la estela de Ribadavia con su fiesta de la Istoria, pero en este caso dedicada a al belle époque, la villa pontevedresa de Cuntis retrocederá estos días a los años 20 del pasado siglo. Desde el vestuario hasta la gastronomía, la música (foxtrot, charlestón, jazz negro, cancán…) 0 el transporte público, todo en este viejo centro termal recreará los alocados años anteriores a la gran crisis de los 30.

MELIDE, San Caralampio

Festa dos borrachos (San Caralampio)

En plena temporada de vendimia, en el centro de Galicia, San Caralampio (o la Fiesta de los Borrachos) de Melide es uno de los acontecimientos más queridos por los vecinos y una auténtica exaltación de las mejores virtudes del vino. Durante todo el día, miles de personas recorren las tabernas y las calles de la zona vieja entre el sonido de las charangas. Por allí andarán los Festicutores Troupe.

Fotos vía: galiciahoxe; salirdefiestas; turgalicia; minube

Escalada en bloque en Galicia

Escalada en bloque

Imagínense una roca vertical, de paredes que pueden medir hasta más de ocho metros y un hombre escalándola sin ninguna protección ni anclaje. Las manos desnudas agarrándose a cualquier saliente, por escaso que sea, y las fibras del cuerpo tensadas como cuerdas. El Boulder o escalada en bloque, es una modalidad de escalada que consiste en trepar paredes lisas, llenas de complicaciones de subida y travesía horizontal, no muy altas, en entornos naturales y sin ayuda artificial. Tan solo una colchoneta (llamada crash pad) para proteger la posible caída, y la vigilancia de otros compañeros desde el suelo.

Los escaladores que practican esta modalidad son conocidos como bloqueros, ya que la pared es denominada bloque, y ahora están empezando a concentrarse en Galicia, en la Costa da Morte, aprovechando la presentación de la Primera guía de escalada en bloque del norte de Galicia, pionera en esta zona (considerada una de las más potentes de España para este deporte). Ha sido elaborada en conjunto por los escaladores gallegos más importantes, grandes conocedores de cada uno de los enclaves, y cuenta con información detallada de más de veinte zonas de A Coruña, Ferrol, Costa da Morte y Lugo.

Fotos vía: Panageos

Un domingo en Somerset, Inglaterra.

Como un buen domingo merece empezar bien temprano, para ello que mejor que madrugar para ir al mercadillo  de segundo mano en la localidad de Cheddar, uno de los mas grandes del Reino Unido que se celebra cada domingo por la mañana y en donde muchos vecinos de la zona con sus coches improvisan puestos donde podemos encontrar artículos de todo tipo y de diferente valor y por supuesto, uso. No es difícil ver un arsenal de herramientas viejas y usadas, al lado de una cama para perros propia de los enanitos de BlancaNieves. Situado entre explotaciones ganaderas y un pequeño lago, ofrece un agradable paseo entre sus numerosos pasillos perdiendo la vista entre los miles de diferentes objetos a la venta y por que no, volviendo a casa con algún capricho a bajo coste.

Una vez acabadas las compras, merece la pena parar a visitar la localidad de Cheddar, famosa por el queso de su mismo nombre, para descansar del mercadillo disfrutando de sus quesos y cogiendo fuerzas en sus terrazas junto al río. Podemos acabar la visita a la localidad visitando sus famosas cuevas, conocidas por su geología intrincada y profunda, hoy en día solo están dos abiertas al público ya que otras son hábitat del murciélago herradura. Se dice que estas cuevas sirvieron de inspiración a Tolkien para sus cuevas tras el Abismo de Helm en El Señor de los Anillos: Las dos Torres. Desde Cheddar podemos dirigirnos a Wells a través de la sinuosa carretera que sube a través de la gruta.


Wells, es una pequeña ciudad catedralicia y parroquia civil, con rango de City, pese a ser una pequeña localidad de apenas 10.000 habitantes. Se le considera la ciudad mas pequeña de Inglaterra. Este rango de ciudad se lo debe a su impresionante Catedral, conocida como la más poética de Inglaterra, una majestuosa edificación de estilo gótico que tardo tres siglos en ser construida. La arquitectura histórica de la ciudad ha sido usada en muchas películas y series. Podemos disfrutar del paseo por sus calles desde la catedral hasta el majestuoso palacio episcopal, 5 hectáreas de jardines amurallados rodeados de un foso donde habitan cisnes que hacen sonar la campana para reclamar la comida. Al palacio accedemos a través de un puente levadizo, y en su interior se puede visitar la capilla privada del obispo, la gran sala y un arruinado pórtico que dejó unos majestuosos ventanales abiertos al aire. Disfrutar de un apacible cafe en algunas de sus cafeterías es una estupenda manera de acabar un domingo diferente en el suroeste de Inglaterra.

Fotografías vía: AntonioRobredo y Brodies

Liverpool: ruta por la ciudad de los Beatles

La cuna de la banda de rock más influyente de la historia ha rentabilizado su atractivo turístcio convirtiendo a The Beatles en el centro de su oferta a los visitantes. Liverpool vive de su banda sonora. Desde el aeropuerto hasta la última esquina es casi imposible olvidarse del hecho de que esta ciudad, principal puerto esclavista europeo en el siglo XVIII, es desde los años sesenta la ciudad en la que cambió la música popular.

A pesar de que hay otras ciudades en la biografía de The Beatles, Hamburgo o Londres, por ejemplo, Liverpool ha capitalizado de manera casi completa la iconografía del grupo hasta convertirse en un parque temático en el que las imágenes del cuarteto están omnipresentes, aunque vayan quedando cada vez menos lugares auténticos con relación con ellos. Desde la capital cultural, en el año 2008, la ciudad cambió la cara industrial del siglo XX por una nueva reunida junto al río Mersey, concentrando los espacios del antiguo puerto, los nuevos museos y el centro comercial. Sobre los mismos terrenos abandonados en los que The Beatles se hicieron sus primeras fotos promocionales como grupo trajeado, se levanta el World Museum Liverpool, resumiendo la historia de la ciudad. Una historia de barcos y rock and roll.

La transformación de la zona portuaria no ha ocultado el río y se ha enlazado con los antiguos docks. En la reconversión de los viejos almacenes portuarios se encuentra la sucursal de la Tate Modern y la más famosa tienda beatle del mundo. Un diaporama continuo con mostrador final en el que seguir la historia del grupo más famoso de todos los tiempos.

Albert Dock

El próximo mes de octubre se cumplirán 50 años del primer disco oficial de The Beatles. Un disco, Love Me Do, conectado directamente a un espacio que a estas alturas es un local de peregrinación familiar más que un club de rock. The Cavern es el más famoso local de rock del mundo. Su mérito no es ser el mismo local en el que tocó el grupo fundado por John Lennon, porque el edificio original fue derribado en los setenta, tras la separación del conjunto y coincidiendo con el momento más bajo de valoración del grupo en su historia. Cuando la fama los volvió a colocar en el lugar al que pertenecieron en otro tiempo, se reconstruyó el espacio imitando en todo al original. Solo que ahora no se fuma y el aire es más respirable. Los visitantes entran, se sientan en el auditorio e intenta reconstruir por su cuenta cómo sería aquello con los cuatro beatles berreando Twist and Shout.

The Cavern Club

Si el visitante se fía de la propaganda o del cine, The Beatles debieron de haber tocado en medio millar de locales de la ciudad, pero la historia es un poco más selectivo y solo la Jaracanda podía rivalizar en haber ofrecido actuaciones estables del grupo.

En los últimos años han ganado espacio en las visitas turísticas de Liverpool lugares ligados a la vida de los componentes antes de su fama. Tres de manera especial. El primero de ellos es la casa en la que vivió John Lennon con su tía Mimi. El músico vivió casi 18 años en ese lugar que forma parte de los edificios protegidos por el patrimonio nacional británico.

No muy lejos de la casa está una de las verjas más normales del planeta. Cierra una finca abandonada que en su día fuen un orfanato conocido como Strawberry Field. Lennon jugó de niño en esa finca que ahora está literalmente a monte.

Strawberry Fields

El tercer lugar es una iglesia relativamente cerca de la finca, pero muy a las afueras de Liverpool. ¿Que diferencia a St. Peter, en Woolton, del resto de las iglesias inglesas? Que en 1955 dos adolescentes se encontraron antes de una fiesta parroquial y uno de ellos le dijo al otro si quería unirse a su grupo. Puede pasar a diario, pero en este caso eran John Lennon y Paul McCartney. El resultado de la reunión es conocido. La iglesia, a diferencia de otras muchas del mundo, no tiene una placa recordando a los caídos en una u otra guerra. Tiene una placa que recuerda el inicio de un grupo de rock. Viajando de Woolton hacia el centro de Liverpool es fácil llegar a una plaza situada al final de Allerton Road. A la derecha, según se baja, nace una calle muy, muy tranquila de casas bajas, pubs, tiendas y una peluquería. Es Penny Lane. Pero la peluquería de la que habla McCartney en la canción no es esta. Está situadad a pocos metros de donde nace la callejuela, pero al otro lado de Allerton Rd. Sigue abierta y allís se cortaban el pelo cuatro chavales que se hicieron muy, muy famosos por llevar el pelo largo.

Fotos vía: merseyworld; beatles laguna; estoesanfield

Valladolid: turismo gastronómico y enológico.

Continúa el reportaje Valladolid: recorriendo la ciudad…  Tras un día entero cargado de visitas, conviene descansar y disfrutar de la exquisita gastronomía que las ricas tierras de Valladolid ofrecen a sus visitantes. La amplia despensa vallisoletana dispone de piñones, lechazo, pan, repostería, espárragos, quesos… maridados con los vinos de las 5 Denominaciones de Origen: Rueda, Ribera del Duero, Cigales, Toro y Vinos de la Tierra de León.

Gastronomia_Valladolid

Gastronomía Valladolid

Una visita al Museo del Vino, en el castillo de Peñafiel, es una cita ineludible para todos aquellos que deseen contemplar el esplendor vinícola de la región. Otro de los productos que obtiene muchas alabanzas es el pan de esta provincia con variedades típicas como el de candeal, de flama, las hogazas o las tortas de aceite siendo además el único pan poseedor del sello de calidad “Marca de Garantía”. De ahí que Valladolid cuente también con un interesante Museo del Pan, el único museo institucional de España dedicado a este producto, através del cual se podrá realizar un viaje sensorial único.

De un tiempo a esta parte, Valladolid se ha convertido en un referente gastronómico a nivel nacional gracias a una de sus señas de identidad: las tapas. La ciudad acoge cada año el Concurso Nacional de Pinchos y Tapas, referencia obligada del calendario gastronómico, en el que ya han participado cerca de 300 concursantes, de todos los rincones de España, y por el que han pasado algunas de las figuras más relvantes de los fogones españoles.

Fotos vía: hotel4you

Valladolid: recorriendo la ciudad.

Continúa el reportaje Valladolid, belleza desconocida… La Catedral de Valladolid, diseñada por Juan de Herrera, es un edificio de estilo herreriano con añadidos barrocos. Compuesta por tres naves y tres ábsides, en su interior es muy destacable el retablo de Juan de Juni, ubicado en la capilla mayor. La catedral es una joya que también merece una visita.

Además de visitar museos y monumentos, un paseo por el centro histórico y las calles peatonales de la ciudad será muy enriquecedor. Hay diferentes rutas para conocer Pucela desde diferentes ópticas, una de las cuales es conocida como la ruta del hereje, que recorre los lugares en los que el escritor vallisoletano Miguel Delibes ambientó su novela histórica “El hereje”, al tiempo que intenta reconstruir la entonces villa de Valladolid en su momento de máximo esplendor, la primera mitad del siglo XVI.

No hay que olvidarse del Centro Cultural Miguel Delibes, diseñado por Ricardo Bofill. Este espacio dispone de un Auditorio con una amplia programación a lo largo de todo el año. Se van alternando las actuaciones de la Orquesta Sinfónica de Castilla y León, con otros ciclos de música de lo más variado (ópera, solitas y otras músicas), que también ocupan las otras dos salas de actuaciones.

EN LA NATURALEZA

Naturaleza_Valladolid

Naturaleza en Valladolid

El variado paisaje de la provincia de Valladolid, dominado por la llanura, permite descubrir 4 zonas perfectamente diferenciadas: la horizontalidad de la Tierra de Campos en el norte, los campos de pinares al sur, los atardeceres de los Montes Torozos, en el oeste, con el pulmón verde de la Reserva Natural de las Riberas de Castronuño Vega del Duero y la ribera del Duero y Esgueva, en el este, plagadas de viñedos. Y es que Valladolid es un lugar ideal para practicar turismo activo. Independientemente del nivel y de la especialidad, los visitantes encontrarán aquí una amplia gama de posibilidades, instalaciones y espacios adecuados para una experiencia activa, y con asociaciones, clubes, profesionales y empresas especializadas en el ocio activo y de aventura para disfrutar con plenas garantías.

Continuará…

Fotos vía: absolutvalladolid